Ciencia Ciudadana: Modelos de participación, proyectos y recursos

Los proyectos de Ciencia Ciudadana buscan una ciencia más democrática, horizontal y participativa ¿Conoces las iniciativas que se están llevando a cabo? ¿Te gustaría involucrarte, colaborar o gestionar un proyecto de este tipo?

Begoña Rivas

¿Sobre qué escribimos?

por | Jun 12, 2020

Te explicamos el concepto de Ciencia Ciudadana y te acercamos iniciativas que despertarán tu curiosidad e interés por el conocimiento científico. Además, como ciudadano (joven, mayor, docente, estudiante, experto, novato) tienes la posibilidad de colaborar en la investigación científica observando y explorando el mundo a través de experiencias de investigación. Te mostramos algunos niveles de colaboración ciudadana que existen, así como diferentes proyectos y recursos ante los que no podrás permanecer impasible. 

¿Qué es ciencia ciudadana?

En el marco del proyecto europeo Socientize se elaboró el Libro verde de la Ciencia Ciudadana, en el cual se refiere el término Ciencia Ciudadana (en adelante CS por sus siglas en inglés: Citizen Science) “a la participación del público en general en actividades de investigación científica en las que los ciudadanos contribuyen activamente, ya sea con su esfuerzo intelectual o con el conocimiento de su entorno o aportando sus propias herramientas y recursos.” (Green paper on citizen science, pg.6, 2014).

Este tipo de proyectos en el que se vinculan e interaccionan ciudadanos y expertos (investigadores, científicos,…) son abiertos, transversales, en red, interdisciplinares y participativos, y mejoran la correlación entre la ciencia, la sociedad y la política, lo que permite una investigación más democrática (SINC 2013, Serrano, Holocher, Kieslinger, Sanz García, & Silva 2014, Perelló 2014 y Golombek 2017) y la “construcción colaborativa del conocimiento” de ahí que también se conozca a la CS como “demociencia” (Golombek, 2017).

En este contexto, se crea una nueva “cultura científica” ya que los niveles de colaboración de los participantes varían: recopilan datos, ofrecen nuevas perspectivas a través de su experiencia y aportan un valor añadido a la investigación. Además, estos voluntarios, desarrollan habilidades y adquieren conocimientos sobre el método científico (The White Paper on Citizen Science for Europe). A su vez, los científicos contribuyen con metodologías para llevar a cabo el procesamiento de los datos y su posterior análisis (Golombek, 2017).

Para el observatorio de Ciencia Ciudadana en España, la CS «favorece el aumento de la creatividad colectiva y el potencial de la innovación científica, como consecuencia del mayor número y variedad de colaboradores, y a la adopción de valores propios de la investigación responsable.» En esta misma línea se pronuncia la fundación Ibercivis para quien la CS es «uno de los mejores instrumentos para acercar la investigación científica a la ciudadanía, y una práctica que incluye la participación de comunidades, colectivos o individuos fuera del ámbito académico en los procesos intrínsecos de una investigación científica.» Asimismo, como detalla Perelló (2014), la era digital ha conseguido aumentar la participación ciudadana en los proyectos naturalistas pasando de los cientos o pocos miles de voluntarios a cientos de miles de voluntarios.

Por todo ello, conviene tener en consideración tanto los diez principios clave necesarios para las buenas prácticas en CS publicados en European Citizen Science Association (ECSA), como los beneficios de la CS para la ciencia, la sociedad y la ciudadanía que se detallan en la guía publicada por la Fundación Ciencia Ciudadana y la Universidad Autónoma de Chile.

Modelos de participación ciudadana

La revisión de la literatura sobre CS presenta varias tipologías sobre CS con objeto de comprender qué actividades y bajo qué condiciones debe considerarse ciencia ciudadana. No obstante, destacamos, por una parte, la clasificación de Bonney, Ballard, Jordan, McCallie, Phillips, Shirk & Wilderman (2009) que identifican tres categorías principales de participación ciudadana:

  • Proyectos contributivos, generalmente diseñados por científicos y donde los ciudadanos, principalmente, aportan datos.
  • Proyectos de colaboración, habitualmente están creados por científicos y los participantes contribuyen con datos, pero también puede ayudar a refinar el diseño del proyecto, analizar datos o difundir hallazgos.
  • Proyectos co-creados, propuestos por científicos y ciudadanos que trabajan juntos y donde, al menos, algunos de los participantes colaboran activamente en la mayoría o en todas las fases del proceso científico. (2009, p. 11).

Y, por otro lado, los modelos de participación ciudadana descritos por el Grupo Socientize en el documento The White Paper on Citizen Science for Europe y divididos en siete categorías:

Modelos de participación ciudadana. Fuente: The White Paper on Citizen Science for Europe

Proyectos de Ciencia ciudadana

La diversidad y multitud de proyectos de ámbito nacional e internacional puestos en marcha sobre CS dificulta la elección de modelos. Sin embargo, a continuación, se detalla una reducida selección para despertar la curiosidad y el interés por los fenómenos naturales en diferentes áreas de conocimiento: astronomía, biología, medio ambiente, salud, meteorología, arte, geología, …

Proyectos de Ciencia Ciudadana. Elaboración propia

Los interesados en el desarrollo y creación de un proyecto propio pueden consultar estos documentos: Guía para conocer la CS y Citizen Science for all donde se detallan  indicaciones que pueden servir de ayuda.

Para saber más:

Referencias

¿Sobre qué escribimos?

Te puede interesar

¿Desde qué entornos se comunica la alfabetización científica?

¿Desde qué entornos se comunica la alfabetización científica?

La alfabetización científica puede entenderse como alfabetización sobre contenidos científicos. Actualmente, sin embargo, debido a la interdisciplinariedad existente en los equipos de investigación, por otro lado necesaria, la "alfabetización científica" podría...

Comunicación del método científico y la alfabetización científica

Comunicación del método científico y la alfabetización científica

El trabajo del método científico y la alfabetización científica deberían constituirse como prácticas frecuentes en las aulas. Prácticas cuya comunicación, ineludible, convendría quedar reflejada en publicaciones científicas. Un análisis de la bibliografía existente,...

En nuestro blog

Tecnologías educativas emergentes y empoderadoras

 Se suele dar por hecho que la utilización de tecnologías innovadoras en la Educación es beneficiosa para el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje. Pocas veces nos hemos planteado la idea de que pueda resultar lo...

H2020. La adaptación de la información científica a las RRSS

Continuando la línea iniciada en entradas anteriores, vamos a tratar de conocer cuáles son las principales pautas a seguir para comunicar los resultados de los proyectos de investigación competitivos en las diferentes redes...

La planificación de la comunicación en los proyectos de investigación

En proyectos de investigación como los financiados por el programa H2020, la planificación de la comunicación comienza con la primera tarea y llega hasta la consecución de los últimos resultados; se enfoca a promover tanto las...

YouTube, un laboratorio científico

Canales abiertos y vertiginosos, creadores independientes e innovadores y, sobre todo, públicos masivos, activos y colaborativos: las plataformas de vídeo online han transformado profundamente la forma de divulgar el...

Cómo medir la eficacia de la comunicación científica II

 El uso de identificadores persistentes se ha generalizado en los procesos de difusión científica tanto para autores (ORCID, WOS ResearchID…) como para artículos (DOI). ¿Pero sabes cuáles son los identificadores de las agencias...
Este blog está financiado por el proyecto Comciencia. Comunicación eficaz, eficiente y responsable para proyectos de investigación competitivos (CSO2017-82875-C2-1-R, Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
Share This