Las redes sociales pueden potenciar el reciclaje de biorresiduos

Estamos generando biorresiduos constantemente, pero ¿somos conscientes de la utilidad que pueden tener? ¿Las redes sociales pueden contribuir en la transformación de basura en productos de valor?

Diana Sofía Gutierrez Montufar

A partir del reciclaje de biorresiduos, algo que aparentemente no tiene ninguna utilidad se puede transformar en un producto con un nuevo valor. Conocer los procesos de gestión y reciclado de los materiales y comunicarlos es clave para darles una nueva vida.

El aprovechamiento de residuos es parte integral del concepto de economía circular y una de las principales tareas para lograr un consumo responsable. Centrándonos en los más básicos y cotidianos, los biorresiduos, podemos percibir la gran cantidad que se genera y constatar la importancia de las pequeñas acciones y de la comunicación para fomentar la sostenibilidad.

Empecemos por el principio: ¿qué son los biorresiduos?

Se denomina biorresiduos a los residuos biodegradables de jardines y parques, residuos alimenticios de hogares, restaurantes, servicios de restauración colectiva,  establecimientos de venta al por menor y plantas de procesado de alimentos (Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados). Según su origen se clasifican en:

– Fracción vegetal: residuos de parques y jardines, con altos porcentajes de humedad y de celulosa en su composición.

– Residuos de origen alimentario y de cocina, cuya composición es variable, pero suelen tener altos porcentajes de humedad y bajos de celulosa.

(Galera, Almagro y Gómez, 2014)

clasificación de biorresiduos

Clasificación de biorresiduos.

Fuente: Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Sin embargo, la mejor forma de contribuir a la óptima gestión de los recursos es no desperdiciarlos. Por ello, la primera etapa del protocolo fijado por la Unión Europea en la jerarquía de residuos consiste en la prevención. Es decir, evitar generar residuos innecesarios, lo cual puede lograrse mediante un consumo responsable, alargando al máximo la vida útil de los productos y evitando el desperdicio de alimentos. La siguiente etapa es la reutilización, pues en ocasiones puede ser posible reintroducir el producto en el mercado, darle un nuevo destinatario o un uso distinto. Después, se procede al reciclado y, por último, a la valorización energética usando los residuos como combustible.

Actualmente, los usos que se pueden dar a los biorresiduos son la fabricación de materiales, la mejora del suelo o la producción de energía. Dentro de estos campos existen diversas alternativas y desde el mundo universitario y científico se están explorando nuevas vías. Este es el caso de Bio3 un proyecto que busca transformar los biorresiduos en biocombustibles y bioproductos, aportando mayor valor añadido.

¿Quieres saber qué es exactamente Bio3? Descúbrelo en este vídeo:

Bio3: Bioeconomía urbana para convertir biorresiduos en biocombustibles y bioproductos de interés industrial.

Y para saber en profundidad en qué consiste su trabajo no te pierdas este vídeo:

Bio3 trabaja en la transformación de residuos orgánicos en bioplásticos y biomasa.

PONERLE ROSTRO AL RECICLAJE 

Visto que estos residuos que nos son tan familiares esconden un gran potencial, debemos fomentar su reciclaje. Para ello, es necesario ser conscientes de su valor, actuar en consecuencia y comunicarlo al resto de la población para que se anime a reciclarlos.

Un modo excelente de concienciar es humanizar el proceso de reciclaje de residuos, poniendo rostro a las personas que han decidido formar parte del mismo. Para ello, podemos acercarnos, tanto a aquellos que reciclan desde sus casas, como a los que desde los laboratorios ponen la ciencia al servicio de la sostenibilidad.

Un ejemplo es Elena Díaz, profesora e investigadora del departamento de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma de Madrid, quien cuenta en este vídeo cómo vive como científica el tratamiento de residuos: 

«La recompensa de trabajar en investigación dura toda la vida». Elena Díaz habla sobre su labor investigadora en el ámbito de la economía circular.

concienciar a través de las redes sociales  

Por otra parte, las redes sociales son una herramienta muy potente que abre un amplio abanico de posibilidades, rompe fronteras y fomenta la cooperación y la transmisión del conocimiento. Es cierto que también son fuente de desinformación e incluso de infoxicación, pero su buen uso puede proporcionar grandes ventajas comunicativas. Como ya hemos comentado en  otras entradas  e indica Manuel Gertrudix en una publicación anterior, es necesario sacar partido al potencial de estas redes y utilizar las más convenientes para acercarnos al público que nos interesa, adecuando nuestros mensajes a sus características.

Muchas personas ya han decidido hacer de las redes sociales un lugar en el que compartir conocimiento y una de las favoritas es Instagram. María del Carmen Gálvez, en otro post, nos habló de la utilidad de Instagram para difundir ciencia y no cabe duda de que las características de esta plataforma hacen que sea una gran herramienta comunicativa. Su dinamismo, el protagonismo de lo visual, su estética y la diversidad que ofrece la convierten en una opción muy atractiva para comunicar, principalmente, si se quiere impactar en un público joven.

En el reciclaje de biorresiduos, es muy importante la concienciación desde la juventud, por lo que esta red social puede ser el instrumento idóneo. De hecho, ya hay personas que se han unido a esta aventura y que han decidido usar las redes sociales con el fin de sensibilizar y compartir experiencias y consejos para llevar una vida más ecológica. Estas son algunas cuentas que pueden inspirar a hacer pequeños cambios que marcan la diferencia:

Redes sociales que promueven el reciclaje

Fuente: Elaboración propia.

En definitiva, la comunicación es necesaria para lograr un cambio hacia una sociedad respetuosa con el medio ambiente y avanzar hacia una economía circular. Así mismo, las redes sociales son entornos en los que, con facilidad, podemos llegar a muchas personas y transmitirles las ventajas de esta transición.

Te puede interesar

Confianza, clave para la comunicación de la ciencia

Confianza, clave para la comunicación de la ciencia

Hoy, una comunicación estratégica, responsable y orientada a las personas, construye reputación, ayuda a evitar la pérdida de confianza, potencia la fidelización y el compromiso y es un signo inequívoco de liderazgo

Dando luz a las nuevas tarifas de luz

Dando luz a las nuevas tarifas de luz

En pleno debate sobre el precio de la luz, examinamos cómo se está comunicando el nuevo modelo de tarifas. ¿Se están comprendiendo las razones del cambio?

La educación como inicio del camino hacia una economía circular

La educación como inicio del camino hacia una economía circular

La educación es uno de los principales motores de cambio en la conducta de las personas. Parece evidente la necesidad de que se produzca un acercamiento a la economía circular desde el ámbito educativo. De este modo, se logrará que, desde la infancia, los ciudadanos...

En nuestro blog

Ciencia Ciudadana: Modelos de participación, proyectos y recursos

Te explicamos el concepto de Ciencia Ciudadana y te acercamos iniciativas que despertarán tu curiosidad e interés por el conocimiento científico. Además, como ciudadano (joven, mayor, docente, estudiante, experto, novato) tienes...

Educación física y ciencia. Los científicos del deporte en la escuela

Así como los escolares tienen oportunidad de conocer personajes ilustres en distintos campos del saber y algunos de los avances científicos que han supuesto grandes hitos para el bienestar o el progreso social o económico, no es...

¿PISA es de fiar? La evaluación del evaluador. La competencia científica en PISA

PISA es una de las evaluaciones más reconocidas de los sistemas educativos de muchos países del mundo, que ha servido de base para la toma de decisiones y establecer políticas públicas que han intentado mejorar la calidad de los...

La educación como inicio del camino hacia una economía circular

La educación es uno de los principales motores de cambio en la conducta de las personas. Parece evidente la necesidad de que se produzca un acercamiento a la economía circular desde el ámbito educativo. De este modo, se logrará...

Infografías para una comunicación científica eficiente

Las infografías son un claro ejemplo de que “Una imagen vale más que mil palabras”, su uso aplicado al campo de la comunicación y divulgación científica posibilita crear productos innovadores compatibles con el entorno digital...
Este blog está financiado por el proyecto Comciencia. Comunicación eficaz, eficiente y responsable para proyectos de investigación competitivos (CSO2017-82875-C2-1-R, Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).