Seleccionar página

Medios para la comunicación científica, ¿cuáles son los más eficientes?

Te damos las claves para que decidas qué escenarios, acciones, canales y medios pueden acercarnos más a nuestros públicos-objetivo y a una mejor valoración de nuestra actividad investigadora

Sergio Álvarez García

¿Sobre qué escribimos?

por | Mar 26, 2019

Cuando planificamos de forma profesional la comunicación, lo primero que hacemos es definir a quiénes queremos dirigirnos, qué objetivos perseguimos, y qué discurso vamos a intentar transmitir. Una vez diseñada esta estrategia, llega el momento de pasar a la táctica: es decir, de pensar en qué situaciones y con qué acciones llegarán mejor nuestras ideas; y en qué canales y medios podemos encontrarnos directamente con los destinatarios de nuestros mensajes. Las pistas para hacer una selección eficiente…, en las siguientes líneas.​​

¿Dónde encontrar información sobre escenarios, acciones, canales y medios?

En España, quien nos ofrece una información más directa sobre dónde podemos encontrar a nuestra audiencia es la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología), concretamente a través de la “Encuesta sobre la Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología en España”, que se realiza cada dos años. Esta publicación incluye un apartado sobre los medios que utiliza la ciudadanía para informarse sobre temas de Ciencia y Tecnología: los resultados más recientes son de 2018.

La propia FECYT, a través de su colaboración en el Grupo de Trabajo de Divulgación y Cultura Científica de CRUE I+D+i (Red Divulga) ha publicado recientemente otra herramienta de gran utilidad, principalmente porque presenta un completo abanico de potenciales acciones de comunicación científica y las valora en función del peso que tendrían como mérito en un proceso de evaluación de nuestra actividad investigadora: la “Guía de valoración de la actividad de divulgación científica del personal académico e investigador”.

Son dos fuentes extraordinarias para orientar nuestra tarea táctica en la planificación de la comunicación científica en los distintos ámbitos en los que desarrollamos nuestra tarea, ya sea desde una institución, para un proyecto o como personal investigador sometido a constantes procesos de evaluación.

Escenarios y medios para la comunicación científica

Las opciones a nuestro alcance para plantear una táctica eficiente de comunicación científica son muchas. Así que para comenzar con buen pie podría sernos útil acotar los tipos de escenarios en los que se pueden desarrollar nuestras acciones. Partiendo de las opciones de respuesta que la “Encuesta sobre la Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología en España” ofrece para responder a la pregunta sobre qué medios se utilizan para informarse sobre Ciencia, proponemos los siguientes escenarios de comunicación social:

Con esta información genérica podemos confirmar una brecha entre los medios o publicaciones (de carácter masivo) y los entornos sociales (mucho más reducidos pero altamente segmentados y con una mayor predisposición). Pero es cuando acudimos a los datos filtrados, cuando podemos extraer algunas claves para tomar decisiones más ajustadas a los perfiles de nuestros públicos-objetivo. Destacamos los siguientes resultados:

Loading...

Loading...

Audiencia que se informa sobre Ciencia y Tecnología. Fuente: Elaboración propia a partir del Informe de resultados de la IX Encuesta sobre la Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología en España 2018 (FECYT)

Acciones de comunicación científica

Como señalábamos en un post anterior del blog de Ciberimaginario, para completar la fase táctica que sucede a la identificación del mapa de públicos-objetivo y al diseño estratégico de ideas y mensajes, tenemos que decidir qué acciones desplegaremos en los escenarios más adecuados de los presentados en las líneas anteriores, y a través de qué medios y canales las desarrollaremos. Las posibilidades las organiza muy adecuadamente la Guía de valoración de la actividad de divulgación científica del personal académico e investigador (CRUE y FECYT), que las clasifica y nos orienta sobre su valor potencial en procesos de evaluación de la actividad investigadora:

Loading...

Loading...

Acciones de comunicación científica. Fuente: Elaboración propia a partir de la Guía de valoración de la actividad de divulgación científica del personal académico e investigador (CRUE y FECYT)

Como vemos en la estimación de pesos del listado anterior, hay cierta relación con el volumen de audiencia que podemos encontrar en los escenarios correspondientes, pero se enriquece y matiza teniendo en cuenta la calidad (entendida como adecuación a las características, demandas e intereses) de los públicos-objetivo, que son al mismo tiempo –nunca debemos olvidarlo– nuestro punto de partida y nuestro destino. Y una vez conocido el abanico de opciones, es el momento de valorarlas exponiéndolas a tres filtros: nuestra competencia, los recursos disponibles y el rendimiento realista que podemos obtener.

Si nuestro fuerte son los proyectos competitivos, una buena vía sería la de participar en un proyecto financiado por la FECYT, o participar en concursos o convocatorias de premios de instituciones. Son acciones ya orientadas hacia segmentos específicos de la ciudadanía y con los que podemos alinear nuestros objetivos.

Si a nuestro público-objetivo lo encontramos en entornos escolares, académicos, laborales o personales, abierto a que le hablemos de ciencia, entonces lo eficiente es impartir u organizar cursos, conferencias o mesas redondas; generar experiencias mediante actividades interactivas presenciales (en laboratorios, instalaciones científicas, visitas, excursiones…); convocar concursos escolares; o participar en espectáculos de divulgación como la noche de los investigadores, monólogos de ciencia como FameLab, iniciativas de ciencia en bares o cafés como Pint of Science

Si disponemos de recursos y de capacidad suficientes, podemos plantearnos publicar libros en editoriales de prestigio o con buena distribución en tiendas especializadas y librerías; escribir artículos divulgativos en prensa nacional; o montar exposiciones atractivas. O colaborar transmitiendo contenidos científicos

en programas de televisión como Órbita Laika de TVE; en la radio o en podcasts como 100x100 Ciencia de Intereconomía; o en un blog de un grupo y de un Proyecto de investigación como Ciberimaginario y Comciencia; o a través de una cuenta de Twitter , de un canal de Youtube, de un perfil en Instagram o de otras de las muchas opciones que nos ofrecen las redes sociales.

Tú decides.

Referencias

¿Sobre qué escribimos?

Te puede interesar

H2020. La adaptación de la información científica a las RRSS

Continuando la línea iniciada en entradas anteriores, vamos a tratar de conocer cuáles son las principales pautas a seguir para comunicar los resultados de los proyectos de investigación competitivos en las diferentes redes sociales, siguiendo la línea establecida en...

H2020. Guía para comunicar eficazmente en las Redes Sociales

El programa H2020 ha actualizado el pasado mes de abril su Guía para comunicar en redes sociales los resultados de los proyectos de investigación. Te ayudamos a conocer e interpretar los aspectos clave para mejorar la la planificación y diseño de tu estrategia. Como...

En nuestro blog

¿Contribuye la educación científica en la escuela a la enculturación o alfabetización científica ciudadana?

La ciudadanía española ha venido estando expuesta durante más de 10 años durante varias horas a la semana a información científica en la escuela. En particular los que entraron al sistema educativo desde 1990, casi 20 años. Sin...

La importancia del posicionamiento web en la comunicación de los proyectos de investigación: una introducción al SEO

En proyectos de investigación como los financiados por el programa H2020, la planificación estratégica de la comunicación es fundamental para lograr la difusión y el impacto deseado acorde con los propósitos de la RRI ―el...

¿PISA es de fiar? La evaluación del evaluador. La competencia científica en PISA

PISA es una de las evaluaciones más reconocidas de los sistemas educativos de muchos países del mundo, que ha servido de base para la toma de decisiones y establecer políticas públicas que han intentado mejorar la calidad de los...

La ciencia no es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma

La ciencia no es un arcano. No es, como dijo Winston Churchill refiriéndose a la Unión Soviética, “un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”, aunque muchos lo hayan pretendido a lo largo de la historia y aún hoy...

Claves para utilizar las imágenes en la comunicación científica

En 2015, Anderson, Lazard & Atkinson predijeron que la importancia de las imágenes se incrementará aún más en la elaboración de los mensajes que se distribuyen en los sitios webs o las redes sociales. Medios que, por su...
Este blog está financiado por el proyecto Comciencia. Comunicación eficaz, eficiente y responsable para proyectos de investigación competitivos (CSO2017-82875-C2-1-R, Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
Share This