Seleccionar página

PISA: la evaluación de la competencia científica y su transferencia a la sociedad

PISA destaca la importancia que tiene el comprender la ciencia y la tecnología así como sus impactos en la sociedad. Pero, ¿es suficiente su criterio para mejorar la transferencia de resultados?

Retrato de Benito Yañez Araque

¿Sobre qué escribimos?

por | May 7, 2019

Aunque los resultados para España no pueden ser imputados a un defecto general de la prueba, es decir, PISA es una prueba válida y fiable, como ya mencionamos, sería recomendable introducir y adaptar instrumentos y medidas procedentes del ámbito de la investigación en Dirección de Empresas para tender a una verdadera transferencia de la educación y casar el sistema educativo con el sistema productivo de un país mediado por el sistema de ciencia y tecnología. Los sistemas educativos, económico-productivo, la ciencia y la tecnología no pueden ser compartimentos estancos, sino vasos comunicantes de un objetivo común.

El elevado nivel de fracaso escolar y abandono educativo temprano en España junto al rendimiento educativo de nuestros estudiantes al acabar la enseñanza obligatoria son de los problemas más graves del sistema educativo español. Pero no son los únicos. La reforma de 2015 del Sistema de Formación Profesional para el Empleo puso de manifiesto la necesidad de mejorar la formación para la competitividad y mejora del desempeño de las organizaciones, así como aumentar la eficacia de la formación. A este respecto, Andreas Schleicher, padre del Programa Internacional para la Valoración del Estudiante (PISA) de la OCDE, advertía en declaraciones en prensa (Núñez, 2015) de la necesidad de mejorar el nivel de competencias científicas de los españoles y optimizar su formación en el puesto de trabajo para fomentar el crecimiento inclusivo y la innovación. Más recientes son sus declaraciones (Sanmartín, 2018) en las que afirma que en España se memoriza mucho pero no se aplica lo aprendido y critica la sucesión de leyes de educación en un modelo “casi como del siglo XIX” que “no ha tenido impacto” en las aulas. Asimismo, el informe de PISA Collaborative problem solving (2017) suspende a los alumnos españoles en la capacidad para resolver problemas en equipo: en España solo el 4% de los alumnos tiene conciencia de dinámica de grupo y toma la iniciativa para superar obstáculos y resolver conflictos (Stegmann, 2017). Todo ello conduce a un divorcio cada vez mayor entre el sistema educativo, el sistema de ciencia y tecnología y el sistema productivo de España. En este contexto tan poco alentador, nos preguntamos qué dice PISA acerca de la competencia científica en relación con la transferencia de los resultados de la educación al sistema productivo de un país y, en definitiva, a la sociedad.

Fuente: Elaboración propia a partir de PISA 2015. Informe español. MECD

PISA destaca la importancia que tiene para la formación de los jóvenes el comprender la ciencia y la tecnología así como sus impactos en la sociedad. La ciencia no es sólo del dominio de los científicos. El conocimiento y la comprensión de la ciencia son útiles más allá del trabajo de los científicos y es necesario para la participación plena en un mundo moldeado por la tecnología basada en la ciencia. En promedio de los países de la OCDE, los docentes de las escuelas favorecidas explican o demuestran una idea científica (instrucción dirigida por el docente) con mayor frecuencia que los docentes de las escuelas desfavorecidas. Aunque cambiar la forma en que enseñan los docentes es un desafío, los responsables educativos y los gobiernos deben tratar de encontrar maneras de hacer que la enseñanza sea más efectiva (OECD, 2018). El problema de la transferencia ha preocupado tanto a académicos como profesionales. Sin embargo, un porcentaje muy pequeño de lo que se aprende en la formación se aplica en última instancia en el trabajo. Como resultado, se produce una paradoja, una brecha explicativa en la relación entre formación y desempeño. Sin transferencia, los esfuerzos en formación no pueden contribuir a la efectividad de la organización (Kozlowski, Brown, Weissbein, Cannon-Bowers, y Salas, 2000). Pero, ¿cómo o por qué mecanismo la formación se transfiere al desempeño? ¿Cuál es su verdadera relación?

Es difícil desde la formación afectar directamente los resultados: debe hacerse a través de una cadena de variables intermedias. Es lo que sostienen Yáñez, Hernández y Moreno (2017), que estudian la transferencia de la formación en el ámbito empresarial: la formación está relacionada indirectamente con el desempeño a través de la capacidad de absorción en primer lugar, seguido de la capacidad de innovación, secuencialmente en ese orden. Los esfuerzos en formación no se traducirán en beneficios tangibles si no median estas capacidades dinámicas de absorción y de innovación. La capacidad de absorción es un proceso de adquisición, asimilación, transformación y explotación del conocimiento, muy similar al aprendizaje significativo y que tiene que ver también con la flexibilidad o capacidad de adaptación. El aprendizaje significativo, por el que un estudiante relaciona la información nueva con la que ya posee, es el que conduce a la transferencia. Por similitud con lo que se ha escrito sobre las estructuras cognitivas, la acumulación de la capacidad de absorción en un período determinado permite una acumulación más eficiente en el siguiente. Esta mejora progresiva en el rendimiento de las tareas de aprendizaje es una forma de transferencia de conocimientos que se ha denominado “aprender a aprender”. Además, estos autores afirman que la capacidad de explotación de los conocimientos es una condición necesaria para que se dé un buen desempeño, lo que refleja que es necesaria una fuerte implicación de los individuos en adaptarse a las nuevas tecnologías y el desarrollo de la capacidad de innovación, como requisitos para que exista la transferencia de la educación. Esto nos sugiere, por un lado, la importancia del uso de la tecnología para la enseñanza (Bebea González, 2015), y, por otro lado, la conveniencia de introducir y adaptar instrumentos y medidas de evaluación de estas capacidades de absorción y de innovación para conseguir la transferencia de la educación y conciliar el sistema educativo (formación) con el sistema productivo (desempeño) de un país mediado por el sistema de ciencia y tecnología (absorción e innovación).

Loading...

Loading...

Modelo conceptual de transferencia. Fuente: Elaboración propia

Desde esta perspectiva, el consenso educativo debería proceder no solo de políticos y legisladores, sino que requeriría de la participación de toda la comunidad educativa, los agentes sociales y también del tejido empresarial y expertos no solo de la rama de la educación y psicopedagogía, sino también de la economía de la empresa.​​​​​​​

Referencias

¿Sobre qué escribimos?

Te puede interesar

En nuestro blog

Educación física y ciencia. Los científicos del deporte en la escuela

Así como los escolares tienen oportunidad de conocer personajes ilustres en distintos campos del saber y algunos de los avances científicos que han supuesto grandes hitos para el bienestar o el progreso social o económico, no es...

PISA: la evaluación de la competencia científica y su transferencia a la sociedad

Aunque los resultados para España no pueden ser imputados a un defecto general de la prueba, es decir, PISA es una prueba válida y fiable, como ya mencionamos, sería recomendable introducir y adaptar instrumentos y medidas...

Sobre Datos Abiertos: definición, principios, tipos y ejemplos para Educación

En la actualidad, es raro no encontrar en nuestro bolsillo un móvil con la posibilidad de usar infinidad de aplicaciones, muchas de ellas, pensadas y desarrolladas con la utilización de los denominados Datos Abiertos (DA) u Open...

Propuestas para integrar la alfabetización digital en educación superior

Es un hecho constatado que la priorización de la alfabetización digital en la educación superior está siendo influenciada esencialmente desde la visión del empleador. El Foro Económico Mundial (FEM) predice que para 2020, el 35%...

Alfabetización científica para la sostenibilidad: un reto de todos los ciudadanos

Recientemente, William D. Nordhaus y Paul M. Romer, han sido galardonados con el premio Nobel de economía por analizar las repercusiones del cambio climático y las innovaciones tecnológicas en el desarrollo económico. Frenar los...
Este blog está financiado por el proyecto Comciencia. Comunicación eficaz, eficiente y responsable para proyectos de investigación competitivos (CSO2017-82875-C2-1-R, Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
Share This