Infografías para una comunicación científica eficiente

¿Cuáles son las ventajas de las infografías para comunicar ciencia? ¿Qué pasos debemos seguir para elaborar una infografía?

Alejandro Carbonell Alcocer

por Alejandro Carbonell Alcocer | Feb 20, 2020

Las infografías son un claro ejemplo de que “Una imagen vale más que mil palabras”, su uso aplicado al campo de la comunicación y divulgación científica posibilita crear productos innovadores compatibles con el entorno digital que dotan de valor añadido al proceso comunicativo.

Como ya hemos visto en entradas anteriores, el proceso de comunicación y alfabetización científica no es una tarea sencilla. Tal y como señalaba Claudia Martín en su publicación, las imágenes poseen un gran potencial para apoyar y hacer más atractivo el contenido especializado, logrando atraer y captar la atención de las personas. Además de este formato, las herramientas digitales ponen a nuestra disposición nuevos productos multimedia caracterizados por su eficacia para comunicar procesos complejos y su capacidad de adaptación al entorno digital: las infografías.

¿Por qué debemos utilizar infografías?

La infografía es un formato multimedia que en los últimos años se ha convertido en un recurso de gran potencial para representar procesos y visualizaciones de datos complejas mediante el uso de imágenes, ilustraciones, títulos, animaciones y en algún caso elementos interactivos.
La principal finalidad de las infografías consiste en la representación visual de la información aprovechando las ventajas de la imagen para reducir el tiempo de procesamiento y la carga cognitiva a la hora de comprender un determinado contenido.
Debido a sus características, estos productos son idóneos para su difusión en plataformas digitales y redes sociales debido al atractivo de la imagen y al lenguaje visual para cautivar y seducir al usuario. Además, su uso como herramienta comunicativa no es desconocido ya que, actualmente son recursos empleados habitualmente en el ámbito periodístico (Solana & Domínguez, 2015) para crear visualizaciones de datos e infografías interactivas. En el siguiente artículo de El País, se incluye una infografía interactiva que permite conocer los barrios en los que es posible alquilar un piso en función del porcentaje de renta que desees destinar al alquiler.
A pesar de su potencial comunicativo, el uso de las infografías en el ámbito científico todavía no es recurrente/frecuente (Vilaplana Camus, 2019). Sin embargo, mediante su utilización, es posible realizar productos que faciliten la comprensión de contenido técnico-especializado. Veamos un ejemplo:

Contenido textual vs. Infografía. Fuente: Proyecto Bio3
Estos productos de carácter innovador permiten acercar el contendido científico tanto a un público generalista como especializado, aumentando el impacto y alcance de una investigación científica.

¿CÓMO ELABORAR UNA INFOGRAFÍA PARA DIVULGAR CIENCIA?

Para elaborar una infografía es necesario prestar especial atención a la calidad de la información a representar, es decir, verificar la fuente, los datos y el contenido para poder reproducir con la mayor precisión y objetividad posible el mensaje a transmitir (Cairo, 2015).

“Elaborar una infografía requiere tiempo, capacidad de análisis y esfuerzo.”

Adecuar una información científica a un formato visual es un proceso complejo que requiere seguir un proceso ordenado en el que intervienen profesionales del ámbito de la comunicación y expertos del área científica del contenido. En primer lugar, debemos analizar, examinar y comprender la información a representar. Comprender el contenido es vital para seleccionar el formato de infografía más adecuado. En esta primera fase, es de gran utilidad contar con la visión de los investigadores para sintetizar la información y puntualizar los conceptos a resaltar en la infografía. Seguidamente se debe establecer un estilo gráfico. La cohesión en una infografía es de gran importancia para dotar de uniformidad al contenido. Los elementos visuales, las formas y los colores han de ser semejantes y estructurados. En el caso de disponer de manual de identidad corporativa del proyecto o de la institución científica es muy recomendable su uso para sistematizar el contenido. Por último, los investigadores deben validar y verificar la infografía para comprobar si se ha representado de forma adecuada la información.

Herramientas

Gracias al desarrollo de las tecnologías de la comunicación y la información podemos disponer de multitud de herramientas y software gratuito que nos permite elaborar infografías. Entre las aplicaciones más útiles encontramos:
Principales herramientas para elaborar infografías.

Difusión y divulgación

Una vez se ha elaborado la infografía es imprescindible desarrollar acciones de comunicación que permitan difundir el producto. Para ello las Redes Sociales generalistas (twitter, Facebook, Instagram), especializadas (linkedin) y científicas (researchgate, publons) son canales de divulgación que permiten difundir el resultado y compartir con la comunidad el contenido elaborado. Además, las infografías son productos con un alto valor educativo y didáctico especialmente para los jóvenes (Marín Ochoa, 2010). En definitiva, las infografías son un medio que permite nuevas formas de relatar información, dotando de valor añadido al proceso comunicativo gracias al empleo de imágenes y visualizaciones para comprender contenidos especializados y procesos científicos complejos.
Referencias

Te puede interesar

En nuestro blog

Sobre Datos Abiertos: definición, principios, tipos y ejemplos para Educación

En la actualidad, es raro no encontrar en nuestro bolsillo un móvil con la posibilidad de usar infinidad de aplicaciones, muchas de ellas, pensadas y desarrolladas con la utilización de los denominados Datos Abiertos (DA) u Open...

El marketing de contenidos como herramienta para la comunicación científica en las generaciones millenials y Z (II)

Probablemente el primer paso para desarrollar una correcta estrategia de Marketing de Contenidos debería ser el diseño de una jerarquía de públicos (Reader Persona), desde la comunidad científica hasta el público general, de...

¿Contribuye la educación científica en la escuela a la enculturación o alfabetización científica ciudadana?

La ciudadanía española ha venido estando expuesta durante más de 10 años durante varias horas a la semana a información científica en la escuela. En particular los que entraron al sistema educativo desde 1990, casi 20 años. Sin...

¿Por qué la comunicación científica no despierta el interés del público?

La ciencia y la tecnología solamente le interesa al 16,3% de la población española. Esta es una cifra muy baja para algo que está permanentemente presente en nuestra vida diaria. La solución pasa por plantear la comunicación...

Qué comunicamos…cuando comunicamos sobre ciencia

Dice Pol Morales en la presentación del libro Los públicos de la ciencia que “Las encuestas de opinión suelen reflejar una predilección de los ciudadanos por los temas científicos. Los datos de audiencia, en cambio, parecen...
Este blog está financiado por el proyecto Comciencia. Comunicación eficaz, eficiente y responsable para proyectos de investigación competitivos (CSO2017-82875-C2-1-R, Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).